Bojayá RENACE CON LA CÚRCUMA

El territorio y su historia

Bojayá es un municipio ubicado en el departamento del Chocó, región del Pacífico. La temperatura promedio varía entre 24 °C a 31 °C.

En el 2018, se calculaban 12.073 habitantes:

50%

que se reconocen como negros,mulatos o afrocolombianos y

44%

como indígenas.

59%

del territorio pertenece a resguardos indígenas y el

41%

a consejos comunitarios.

El río Atrato y el río Bojayá

son escenario de las relaciones sociales de las comunidades indígenas y afrodescendientes de Bojayá, influyen en la cultura de la región, activan la economía y son el pilar ambiental.

 Los humedales son el 14% de Bojayá

Bojayá es un corredor estratégico de ingreso y salida del país: hacia el Atlántico, el Pacífico, y hacia Panamá. 

Desde finales del siglo XX, el río Bojayá se convirtió en una ruta del narcotráfico para transportar buena parte de la coca que se sembraba y procesaba en la región.

El 2 de mayo de 2002, marcó la historia de Bojayá y de toda Colombia.

Los guerrilleros de las Farc y paramilitares del Bloque Élmer Cárdenas se enfrentaron entre las cabeceras municipales de Vigía del Fuerte y Bojayá.

En medio de los disparos, la comunidad de Bojayá empezó a buscar resguardo en la Capilla San Pablo Apóstol de Bellavista.

Eran 300 personas atemorizadas, encerradas en ese espacio de 117 metros cuadrados.

Cuando los paramilitares se escondieron detrás de la capilla, las Farc lanzaron una pipeta de gas llena de metralla. En la masacre de Bojayá murieron 98 personas: 79 como víctimas directas en la explosión, 48 eran menores de edad.

Cúrcuma para la reconciliación

Durante años, entre los ríos Bojayá y Atrato, grupos indígenas y afrodescendientes han desarrollado su vida en comunidad.

Aunque comparten el territorio, pocas veces han tenido apuestas colectivas.

La Corporación Reconciliación Colombia lideró entre los años 2016 y 2018 la convocatoria Innovaciones Para la Paz y la Reconciliación con apoyo de Ecopetrol, la Embajada de Suecia y el Programa Alianzas para la Reconciliación de USAID y ACDI/VOCA.

Uno de los ganadores de la convocatoria fue un proyecto de producción y comercialización de cúrcuma en Bojayá, conformado por dos Asociaciones que hasta ese momento no habían trabajado juntas: Asovivu y Asoprosanjosé

“Antes de este proyecto nuestra relación con los indígenas solo era transaccional y de saludo. Ahora, con este proyecto fortalecimos nuestra relación. Somos más cercanos”

Edwin Allin

“Todas las familias indígenas cultivábamos azafrán, no en grandes cantidades, sino dos o tres maticas, porque no necesitábamos más, pero luego nos dimos cuenta que los afros la llamaban cúrcuma y se la echaban a las sopas”

BALDOLOVINO Dumaza CUÑAPA

Entonces los afros empezaron a decirles, a modo de burla, curcumeros a los indígenas, en una época en la que ambas etnias desconfiaban entre sí, pero de eso hace ya mucho tiempo.

Hoy juntos cultivan la planta y buscan potenciar su comercialización en el país.

En la empresa, que surgió de la unión de las organizaciones de indígenas y Afrodescendientes, hoy trabajan 205 familias (105 indígenas embera y 100 afrodescendientes). Cuentan con 17 hectáreas de cultivo y buscan, con la marca Curcumetto, potenciar la comercialización.

“Gracias a la cúrcuma nos dimos cuenta de que ya no somos víctimas del conflicto, somos empresarios que salimos adelante”

Edwin Allin

“Con mi amigo Edwin teníamos el interés de fortalecer la cúrcuma, nosotros íbamos a mostrar a la comunidad en general de todos los proyectos que han fracasado mientras el proyecto de cúrcuma se iba a fortalecer. De esa manera nosotros hicimos campaña casa por casa, familia por familia, para que se integraran a nuestro proyecto”.

Baldolovino Dumaza Cuñapa

En el corazón del chocó, la cúrcuma impulsa el desarrollo social y la reconciliación

“Trabajar la confianza, la cooperación y la empatía hizo que sumáramos esfuerzos, nos conociéramos de una mejor manera y definiéramos caminos de trabajo conjunto”

BALDOLOVINO Dumaza CUÑAPA

Dos comunidades se reencontraron gracias a la cúrcuma, ahora son un símbolo de reconciliación en Bojayá.

Este proyecto productivo motivó un nuevo encuentro, impulsó la cooperación y la construcción en colectivo.

La comunidad indígena y la afrodescendiente dejaron de lado los prejuicios y superaron tensiones pasada para sacar adelante un proyecto que hoy le da trabajo a más de 200 familias.

Reconciliación Colombia impulsa nuevas posibilidades de relacionamiento, busca nuevos lenguajes para motivar el diálogo entre grupos que, por diferentes razones, se han fracturado.

Apoya esta historia de resiliencia y cooperación

En la cocina, la cúrcuma es un condimento aromático, picante, amargo y funciona como colorante.

La cúrcuma es un excelente antiinflamatorio, sirve para la digestión, ayuda a la circulación y a la cicatrización.

Al subir la serotonina y las endorfinas, la cúrcuma también es recomendada a las personas que sufren de depresión. Ha sido objeto de estudio para muchos oncólogos y bioquímicos por sus sorprendentes cualidades anticancerígenas.

Es un símbolo de sanación, purificación y prosperidad.

¿Quieres apoyar este proyecto de alguna manera?

Close Bitnami banner
Bitnami